VIH/SIDA:
UN TEMA TABÚ

Cecilia López Montaño
Bogotá, Noviembre 28 de 2003

 

No existe un periódico en los países desarrollados o uno de la prensa internacional, que diariamente no aborde el tema del VIH/SIDA en el mundo. Es la pandemia del siglo XXI, que hoy afecta a 42 millones de personas, es decir, el equivalente a un país como Colombia. El mayor drama se vive en el África, sin duda, y los países industrializados han logrado controlar su incidencia de manera que hoy dejó de ser una preocupación nacional para convertirse en una de carácter internacional. Uno de los aspectos recurrentes es América Latina donde la incidencia del VIH/SIDA es baja, en promedio, con peligrosas excepciones, pero es la Región del mundo donde está creciendo más rápidamente. Así por ejemplo, los niveles que muestran Centro América y el Caribe, son los mismos que hace 20 años tenía el África Subsahariana, la región donde hoy la pandemia es incontrolable.

De los sufrimientos del África, la Región Latinoamericana puede beneficiarse de varias lecciones. En primer lugar, hoy el VIH/SIDA, el primero es el virus y el segundo la enfermedad, es un problema de desarrollo. Son los países pobres, los más expuestos a su acelerada propagación. Segundo, rápidamente está dejando de ser una enfermedad concentrada en los grupos que se han reconocido como vulnerables, hombres que tienen sexo con hombres, trabajadoras sexuales y drogadictos, para extenderse a los segmentos que se sentía libre de todo riesgo, población heterosexual, mujeres casadas en hogares estables y jóvenes que se inician en su vida sexual. Tercero, por las características actuales, el VIH/SIDA no es solo un problema de salud, sino cada vez más está relacionado con variables culturales, económicas y sociales. Las barreras culturales que estigmatizan a las personas que viven con el virus y a los enfermos de SIDA, son cada vez más, causas de su propagación y de altas tasas de mortalidad, a lo cual también contribuye el elevadísimo costo de los antiretrovirales, los únicos medicamentos que permiten una vida relativamente aceptable para estos enfermos. Cuarto, VIH/SIDA y desarrollo no es un embeleco, es una clara realidad y la economía se ve afectada al atacar la pandemia a la población activa y reducir el capital humano de una sociedad y la productividad de la misma. Lo dice el Banco Mundial y por lo tanto los economistas deben creerle.

Colombia y los colombianos, incluyendo a Monseñor López Trujillo, consideran este problema como un tema tabú. Forma parte de la hipocresía de esta sociedad, permisiva y liberada para ciertos temas e hipócrita y pacata para otros. La incidencia del VIH/SIDA en Colombia es aún baja pero: entre los HSH, hombres que tienen sexo con hombres, es del 15%. Cuando un país tiene una tasa del 8% se considera una tragedia, sin embargo este grupo no tiene conciencia en el país de los peligros que corre, lo ven como algo lejano. Y se mueren de todo, menos de SIDA, según ellos y sus médicos cómplices.

Las mujeres bien casadas que no se cuidan porque creen que sus maridos además de heterosexuales son fieles, se han convertido en uno de los grupos más vulnerables y no, óiganlo bien, las trabajadoras sexuales que si se protegen a las buenas o a las malas. Hace 20 años, solo el 7% de los enfermos de SIDA eran mujeres y hoy son el 25%, en Colombia y no en Cafarnaún!!. Los jóvenes son el otro sector creciendo rápidamente entre las personas que viven con VIH en este país y desde 1980 se acabó la educación sexual en los colegios gracias a los buenos oficios de la godarria recalcitrante que cree que vive en el medioevo.

Colombia tiene que tomar la siguiente decisión: o invierte ahora en el control de la pandemia cuando el esfuerzo financiero y político es manejable o espera 10 años para que se vuelva una tragedia que se una a las otras que ya vive la Nación colombiana. La decisión es política y no solo del Gobierno sino de la sociedad colombiana que tiene que empezar por desempolvar el tema y dejar de creer que no existe.

El seminario SIDA y Desarrollo, realizado por la Fundación Agenda Colombia y Compensar y auspiciado por agencias internacionales y por el Ministerio de Protección Social y la Alcaldía de Bogotá, después de dos días de debate con importantes figuras colombianas y de América Latina, inició nuevamente una seria discusión sobre el tema. Como resultado, gracias a la voluntad del Ministro De Protección Social, se reinician las actividades del Consejo del VIH/SIDA que impulsará de nuevo la acción en este campo. Bienvenida esta valerosa decisión que debe sacudir la hipocresía de esta sociedad.

 


Cecilia López Montaño © 1999 - 2013 - Derechos Reservados

b_Prensa
Noviembre del 2003

 
Propuestas más que Personas
Lo Público y Lo Privado
La Ministra que Fumiga
VHI/SIDA: Un Debate Tabú
 
Twitter