FRASES DE JOHANNESBURGO

Cecilia López Montaño
Johannesburgo, Agosto 30 del 2002

 

A diferencia de la Cumbre Mundial de Monterrey sobre Financiación del Desarrollo, realizada en marzo de este año, la de Johannesburgo sobre Desarrollo Sostenible, no parte con un producto cocinado con anterioridad. A solo cuatro días de la llegada de más de 120 jefes de estado, en las 77 paginas del documento base, solo unos cuantos párrafos han sido aceptados por todos los gobiernos. Estados Unidos no pudo, como si lo hizo en Monterrey, forzar un consenso, contra viento y marea, con lo cual ha logrado imponerle a los gobernantes de los países pobres y ricos, su modelo de capitalismo americano, hoy en franca decadencia.

La complejidad del tema o el desprecio del Presidente Bush por el medio ambiente, que se concreta con su ausencia en esta cumbre, la más grande que ha realizado Naciones Unidas, ha permitido una mayor fluidez en las declaraciones de los representantes de gobiernos y organismos multilaterales. Difícil lograr el Consenso de Johannesburgo, pero lejos de ser esta una falla puede ser el principio de una nueva fase del desarrollo, si las palabras emitidas en forma aislada por los poderosos del universo, son más que meras declaraciones oportunistas para calmar el malestar de los países pobres.

Las declaraciones del Banco Mundial previas a la Cumbre y ya en ella, han sido de tal talante que The Economist se pregunta en su edición de esta semana, si el Banco Mundial se está volviendo marxista. El Informe de este año cambia su discurso al señalar que el crecimiento económico no es suficiente para aliviar la pobreza. Aquellos que se atrevieron a decir esto anteriormente, no tuvieron un final feliz. Como si fuera poco, en Johannesburgo, la prensa tituló que el Banco lamentaba los errores cometidos con los subsidios agrícolas, después de un encuentro con periodistas de su vicepresidente Ian Jonson. A su vez y, en tono similar, el Presidente surafricano, Thabo Mbeki, en su discurso inaugural anotó que el principio salvaje de la supervivencia del más fuerte no podía ser la regla de oro de la sociedad mundial actual. "En el mundo económico, la ley de la selva debe terminarse" afirmó el presidente Mbeki. Adicionalmente, los presidentes de Suecia, Brasil y Sur África, han declarado en un articulo del Herald Tribune, que "ellos, los anfitriones de Estocolmo, Rio y Johannesburgo, invitan a todos los gobiernos y ciudadanos del mundo a aprovechar la oportunidad que brinda la Cumbre Mundial de Desarrollo Sostenible, para probar que un nuevo paradigma es posible y que el desarrollo sostenible puede ser una realidad para todos."

¿Será que la pobreza africana, las hambrunas, la presión de los "Sin Tierra" de este continente, el sida, han conmovido por fin a los grandes líderes mundiales? ¿O será que en vista del despertar de los ciudadanos del Norte y del Sur que están en las calles pidiendo equidad y justicia, las instituciones multilaterales y los gobernantes han decidido buscar nuevas políticas de desarrollo? ¿Será verdad tanta belleza?

Pero como a la gente se le debe creer lo que dice, los progresistas del mundo, que son muchos y que han estado arrinconados por la arrogancia de la ortodoxia económica, deben salir del closet para construir a partir de estas declaraciones ese nuevo paradigma que reconozca que "la erradicación de la pobreza, es el mayor reto global que enfrenta el mundo de hoy y que es un requerimiento indispensable para el desarrollo sostenible, especialmente en los países en desarrollo" Esta afirmación está consignada es uno de los pocos párrafos aprobados por todos los gobiernos asistentes a esta Cumbre mundial de Johannesburgo.

Si no se aprovecha este momento de efervescencia y calor, aquellos que no creyeron en la omnipotencia del dios mercado, no tendrán perdón, eso sí, del Dios verdadero.

 


Cecilia López Montaño © 1999 - 2013 - Derechos Reservados


3er. Trimestre del 2002

 
Un Nuevo Mundo... ¿Imposible?
¿Credibilidad Ante Quién?
Las Reflexiones de Stiglitz
Suficiente Ilustración
¿Porqué Fracasan los Presidentes?
Sombras sobre Johannesburgo
Frases de Johannesburgo
Fondo Mundial para la Pobreza
La Pobreza: ¿Otra Oportunidad?
 
Twitter